promo

Mar

04

Abr

2017

DERRIBAR POR DERRIBAR PDF Imprimir E-mail
Equipos Quirurguicos

ABC SEVILLA / 25/2/2017

ANTONIO BURGOS

Hablé el otro día de los deportes populares sevillanos. Acabo de descubrir otro, sevillanísimo: la afición a derribar. Cómo será, que en Sevilla a los solares no se les llama así: son "derribos". Derribo, en sevillano, es sinónimo de solar. Más concretamente: solar en la ciudad histórica. Solares son los que hay por los polígonos industriales paralizados por la crisis de la burbuja inmobiliaria. Los de intramuros de las Rondas son derribos. E incluso extramuros: en la calle José Luis de Caso, en la esquina de Eduardo Dato, frente al Campo del Sevilla, ha habido un derribo histórico que ahora están construyendo. La piqueta y la palanqueta son herramientas de este deporte popular sevillano, como la cestapunta o el hacha de los vascongados. En Sevilla existe una profesión única en el mundo: derribista. La que tenía el muy macareno Enrique Pavón, que junto a su Esperanza esté, quien te explicaba cómo había dejado la Plaza del Duque como la palma de la mano, con todas las bendiciones administrativas.

Las consideraciones que por delante quedan me las hice la otra mañana al pasar por delante del derribo del Equipo Quirúrgico. Cómo seremos los sevillanos de aficionados a los derribos, que al alcalde que se demolió las murallas y derribó las puertas, a García de Vinuesa, el de la Piedra Llorosa de "pobre ciudad, pobre ciudad", hasta le dedicamos la calle que llevaba a una de las monumentales entradas a la ciudad que echó abajo: la del Arenal. Para honrarlo como plusmarquista del deporte local del derribo en el XIX, al alcalde que se cargó las murallas, precedente del que en el siguiente siglo sería el Alcalde Palanqueta, le quitaron su lírico nombre a la Calle de la Mar y le pusieron "García de Vinuesa". Hora va siendo que volvamos a llamarla Calle de la Mar, ¿no, Rogelio Gómez? ¿No, Joaquín Moeckel? ¿No, Antonio Fernández Pérez? ¿Cuándo empezamos a recoger firmas en El Arenal?

El Equipo Quirúrgico lo derribaron y el Poeta Peroles, parafraseando al hermano de Manuel Machado con su tópico sobre la llegada de la primavera, hubiera escrito: "El Equipo lo han tirado/nadie sabe por qué ha "sado". Bueno, sí, eso: sado. Hay un sadomasoquismo sevillano de la piqueta. Nos encanta derribar por derribar, muchas veces sin saber lo que se va a hacer con lo derribado ni si hay dinero para construirlo. Eso es lo que pasó con el Equipo Quirúrgico, que estaba en perfectas condiciones y aliviaba muy eficazmente las saturadas urgencias del Virgen del Rocío y del Macarena, y hasta tenía camas de hospitalización. Más fácil es saber por qué mataron al General Prim que por qué derribaron el Equipo Quirúrgico del Prado, que estaba perfectamente, con sus quirófanos y sus urgencias funcionando.

Años y años lleva allí el derribo del Equipo Quirúrgico. Ya es un clásico del Prado, casi como el "trolley" de la Juez Alaya. La Junta prometió que iba a hacer allí algo que suena a hora de máxima audiencia en televisión, un CHARE: un Hospital de Alta Resolución. ¡Tararí! Allí no han hecho nada. Aquello sigue más Solar que el de Tejada, de ilustre y antiguo. Y ahora, ¿saben qué han hecho? Pues quitarle las vallas de una obra que nunca se hará, cortar el jaramaguerío y gastarse un dineral en cercarlo con una reja preesssssiosa, con su base de ladrillo visto y todo. Sevillanísima. ¿Para qué sirve ese vallado artístico en un derribo? ¡Aaaaah! Enigmas de la historia de Sevilla. Y hay quien quiere dedicarlo a la gran actividad industrial de los solares de Sevilla: a aparcamiento, para Gloria Gorrillorum. ¿No podían haber dejado el Equipo Quirúrgico en pie y funcionando perfectamente, con su eficaz y profesionalísima plantilla sanitaria municipal, aliviando urgencias del SAS? Nada. El Ayuntamiento, como antes la Diputación, le largó el mochuelo de su Sanidad a la Junta. Y la Junta, ya ven lo que hizo: el sevillanísimo deporte popular de derribar por derribar. Vamos, que ya que han puesto el derribo del Equipo tan bonito con esas rejas, igual que piden un monumento a Canorea, yo propongo que levanten allí una estatua a Pavón el Derribista.

 
Informacion