promo

Mie

30

May

2018

OBRAS EN EL PALACIO DEL REY DON PEDRO PDF Imprimir E-mail
Reales Alcázares

DIARIO DE SEVILLA / 28/5/2018

JUAN PAREJO

 

Una actuación en una de las zonas más sensibles del Real Alcázar. La Comisión de Patrimonio aprobó la pasada semana el proyecto de intervención en las galerías del Cuarto Real Alto del Patio de la Montería del Palacio del Rey Don Pedro. Los trabajos se centrarán, principalmente, en el forjado y en la solería de los cuerpos laterales de la fachada principal del palacio, teniendo como objetivo consolidar la estructura y plantear una solución para la evacuación del agua de lluvia, incluyendo en esta actuación la ocultación del cableado existente actualmente, así como la mejora del sistema de iluminación del conjunto. La obra, importante para garantizar la estabilidad de esta zona, contempla el levantado de toda la solería y el refuerzo de las vigas, reparando o reforzando las piezas que lo necesiten.

Las galerías objeto de esta obra de restauración se sitúan a ambos lados del cuerpo principal de la fachada del Palacio del Rey Don Pedro I, también conocido como Palacio Mudéjar, en su nivel superior, conocido como Cuarto Real Alto. Ambos corredores se abren al norte hacia el Patio de la Montería y hacia el sur dan acceso a las estancias laterales de la Sala de Audiencias. La galería de la izquierda, mirándola desde el patio, se adosa al Palacio Gótico, y al oeste a la zona central de la fachada y la Sala de Audiencias. La de la derecha se inserta hacia el este con la zona central y la Sala de Audiencias, y al oeste con el Cuarto del Almirante.

 

 

El encargo de la restauración de esta zona se produce por el hundimiento en una zona del forjado de la galería izquierda. El proyecto de intervención detalla que tras una intervención dirigida por el arquitecto Talavera en 1937 no consta ninguna otra actuación de relevancia, por lo que estiman que la disposición en los forjados de las galerías laterales de vigas metálicas intercalándolas con las de madera corresponde a Talavera. No obstante, añaden los técnicos, "no existe información al respecto, por lo que tampoco debería descartarse la posibilidad de que fuera Rafael Manzano, treinta años más tarde, el que llevara a cabo este tipo de refuerzo estructural". Posteriormente, en 1999, siendo director del Alcázar José María Cabeza, un equipo dirigido por Antonio Almagro sustituyó todas las carpinterías de las galerías altas. "Según se extrae de los artículos publicados por el equipo de Almagro, la intervención sobre la fachada del palacio de Pedro I no actuó sobre los forjados de las galerías altas, con la excepción de la limpieza de los óxidos y la aplicación de tratamientos inhibidores sobre los pilares metálicos".

Debido a la relevancia patrimonial del conjunto, la intervención se plantea "desde el más absoluto respeto" a todos los elementos. Para poder evacuar el agua que se acumula cuando llueve será necesario desmontar toda la solería para dotar al espacio de una nueva pendiente que conduzca el agua hasta un punto de recogida. La solería será previamente clasificada y enumerada. Posteriormente, se retirará la capa de relleno del forjado y se desmontará la tablazón portante, con posibilidad de reaprovechamiento en caso de que las piezas no se encuentren deterioradas.

Esta actuación permitirá que los restauradores puedan realizar una inspección de la estabilidad estructural en general del forjado y en concreto de las cabezas de las vigas de madera y de los perfiles metálicos. Se descubrirán los empotramientos de las vigas a fin de ver si existe alguna afección en ellos, ya sea por pudrición o cualquier otra patología. En las cabezas de las vigas metálicas se eliminará todo el mortero de cemento con el que están cogidas actualmente. Los técnicos abrirán también el hueco para el bajante de recogida de las aguas pluviales.

La reforma del Palacio Rey Don Pedro del Real Alcázar de Sevilla (Pulse para ampliar) La reforma del Palacio Rey Don Pedro del Real Alcázar de Sevilla (Pulse para ampliar)
La reforma del Palacio Rey Don Pedro del Real Alcázar de Sevilla (Pulse para ampliar) / DEPARTAMENTO DE INFOGRAFÍA

En ambas galerías se mantendrá el esquema estructural existente de vigas de madera y metálicas de refuerzo. "Al existir dichos refuerzos metálicos se puede, casi con total seguridad, suponer que las vigas de madera no trabajan estructuralmente". Se realizarán dataciones de muestras de madera en diversos puntos de ambos corredores para obtener más datos, por si fuese necesaria la intervención en alguna viga a causa de problemas de afección estructural.

El equipo técnico realizará una inspección general de todas las vigas, prestando especial atención a los empotramientos en los muros, descubriendo las cabezas de todas ellas para ver si existe algún tipo de afección, ya sea por pudrición o cualquier otra patología. Se estudiarán de manera individualizada aquellas vigas en las que se encuentren problemas importantes de pérdida de sección, de pudrición o de corrosión en las metálicas.

En las vigas de madera que se encuentren en buen estado, sin afección alguna, se aplicará un tratamiento de restauración: limpieza, lijado fino, tapaporos, tinte con nogalina en color similar al actual, capas de barniz, protección, etcétera. En las metálicas bien conservadas se realizará una limpieza, lijado de óxidos y se aplicará una capa de protección inhibidora de oxidación. Las piezas del entablado en buen estado también serán tratadas (limpieza, lijado fino, tapaporos, tinte con nogalina en color similar actual, capas de barniz, protección). Finalmente, se le aplicará un tratamiento superficial antixilófagos y a los elementos estructurales (vigas de madera), se les colocarán inyectores permanentes y un tratamiento antixilófagos.

Una vez asegurada la estabilidad estructural, se dispondrá un nuevo sistema de solado de las galerías incorporando una lámina impermeabilizante, de modo que se puedan evitar futuras filtraciones de agua hacia la nueva tablazón. Esta lámina tiene la capacidad de conducir el agua a través de la nueva pendiente hacia la cazoleta o punto de recogida, oculta en el relleno y conectada con un bajante vertical, también oculto, que alivia las aguas hacia la solería del nivel inferior.

En cuanto a la iluminación del artesonado, se realizará a través de proyectores led situados a la misma altura que los existentes, con una temperatura de color similar. Todo el cableado quedará oculto en el muro.

El coste de la intervención es de 46.000 euros.

 
Informacion